Intenciones traviesas

Comenzó la tentación sumamente certera
Cuando te aproximaste y cerraste la puerta
Escude mi pena en el efecto de un par de cervezas
Tenía tantas ganas de comprobar lo tan rico que besas

Te senté de frente abriendo tus piernas
Caricias rápidas aprovechando tus intenciones traviesas
Las manos debajo de tu cintura y mi boca en tu pecho haciendo locuras

Pero se acabó la aventura cortamos el momento de manera injusta
Antes de eso mordí suavemente tus senos
Quise dejar en ti una molestia con sabor a sexo
Me pregunto… ¿qué hubiera pasado con otro par de minutos
Con una hora o con algunos escasos segundos?

En todo momento quise desnudarte entera
Quizás me falto espacio u otro par de cervezas
Quizás en el futuro pueda hacerse de todas maneras
De ahora en adelante estarás en mi lista de intenciones traviesas.

Benildo Rodríguez